Algo pasa con Springfield

Algo pasa con Springfield post thumbnail image

Todos tenemos ese juego que de niños nos marcó, uno o varios, pero se pueden contar con los dedos de la mano. Quienes me conocéis, ya sabéis que dos juegos son los que me marcaron, pero este tercero dudo que creiérais que estuviera en el mismo saco, porque no lo menciono ni la mitad de veces que los otros dos. De lo que me acabo de dar cuenta es que los tres juegos son de las consolas de Sony. ¿Me convierte en Sonyer?

Hit and Run es un juego que la primera vez solo lo juegas porque es de los Simpsons y para reirte un rato, no porque esperes que sea buen juego. Lo que más me gusta es que tienes mundo abierto, que puedes ir en coche o andando y que los extras son completamente opcionales pero, si los completas, se desbloquea un corto animado que no se ha visto en la serie de Rasca y Pica durante la serie. Y, sobretodo, no te meten prisa para seguir la historia y puedes volver a otros niveles tantas veces como quieras. Y que la gente se queje cuando les pegas o les atropellas, ¡un puntazo! En definitiva, me gusta todo. Ja, ja.

Un juego similar a este es el GTA: Vice City, que también me encanta (aunque nunca me lo pasé hasta el final…), pero este si te obliga a seguir la historia porque en cuanto te acercas al área de misión, automáticamente entras en la cinemática. Es un punto rosa concreto que debes tocar (caminar por encima) para entrar en misión, pero más de una vez por tropezar con alguien o estar haciendo otra cosa, he terminado metiéndome en misiones que no quería empezar. Tengo mala pata, por lo visto… Pero, claro, el Vice City no tiene tantos extras como el Hit and Run. Hacer de taxista o autobusero, carreras de coches teledirigidos en la playa, ir con las señoritas y poco más.

En fin, que me desvío. Son juegos que sorprenden lo bien hechos que están, pero si les buscas mucho las cosquillas para llegar a sitios que no deberías ir en principio, se puede buguear el personaje quedándose atascado o permaneciendo en una caída infinita. Al principio tiene gracia, pero si estás en una misión contrarreloj, te entra un cabreo bonito. Nunca me olvidaré aquella vez que se me atascó el autobús de Otto en le puente del Campamento Krusty y la única forma de salir era reiniciando misión, ya que solo podías salir cayendo al río, pero me volvía a dejar atascada en el mismo sitio por culpa del apiñamiento de coches que había por mi culpa. Ni recuerdo que hice para terminar en esa situación. Aunque todos sabemos que los momentos más divertidos salen de bugs, incluso con los viandantes. Por ejemplo, ver a Ralph caminando contra una pared.

Mi misión favorita no la recuerdo, pero sí recuerdo la que más odio: misión 6 del nivel 6, preparado para matar (Set to kill). Una misión frustrante contrarreloj casi imposible de completar. Menos mal que no es obligatorio completar el 100% de las misiones para continuar a otro nivel ni para terminar el juego. Puedes saltarla. Y pensándolo, diría que mi misión favorita es la 5 del nivel 7, ‘Auto’Topsia alienígena I. Me gusta porque, además de escalar por la central que es un poquito complicado, pero divertido, también tiene un poco de emoción al tener que atravesar la alfombra del señor Burns, que está compuesta por paneles que unos caen y otros no. Es ensayo y error, pero en ocasiones puedes salvar el pellejo aprovechando hasta el último pixel de los bordes.

¿Tenéis alguna misión favorita? ¿Alguna misión odiada? ¿Cuál es vuestro coche favorito? El mío es el Ferrini de Bart.

Kang y Kodos han puesto su nuevo plan para dominar el mundo. De una forma muy discreta y adictiva, empezarán a tomar el control de los humanos y el día clave será Halloween (que originales…). Furgonetas de vigilancia, cámaras avispa y el camionosaurio son la punta del iceberg. ¿Estás preparado para descubrir la verdad más negra con la familia más amarilla?

¡Valora a La Bichateca!
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario