La fina línea entre la ficción y la realidad

La fina línea entre la ficción y la realidad post thumbnail image

FICHA TÉCNICA

Título: Casa de sueño y pesadilla.
Autor: Silvia P. Martín.
Editorial: Autopublicado.
Año: 2022.
Nº de páginas: 304.
Género: Ciencia ficción, distopía, thriller.
Precio: 15,98€ (tapa dura) en papel, 2,99€ en kindle y gratis con Kindle Unlimited.

En esta distopía futurista debéis esperar de todo menos sonrisas y pájaros cantarines. Reflejando una posible realidad futura, Silvia nos presenta una historia fresca llena de intriga y vueltas de tuerca que os dejará con ganas de más.

Sobre la autora

Silvia P. Martín es una bookstagramer sevillana que, anteriormente, escribió el libro 48 horas antes de ser un zombie. Le gusta hacer sufrir a los lectores sin florituras ni momentos Disney y con escenas descritas con pocos detalles, pero potentes. Además de escritora, también se dedica al maquillaje artístico, destreza con la que nos deleita en sus montajes de Instagram.

Pros y contras

Empecemos por lo malo para terminar con buen sabor de boca. El primer 30% del libro me costaba engancharme porque todavía no pasaba nada que fuera relevante (que sepas en ese momento). La historia se cuenta desde dos puntos de vista (dos protagonistas) -por esto todos los capítulos son cortos- y me costó encontrarle el propósito de la historia.

No obstante, al llegar a ese punto entiendes por qué la autora te ha contado todo lo sucedido hasta ese punto. Una recomendación: fijaros en cada detalle y disfrutaréis más el progreso de la lectura porque entenderéis más la jerga y por qué sucede lo que sucede. Todo tiene un por qué.

Esta es la única «pega» que le encontré, que la comento para quien lo lea y piense como a mí me pasó, que no abandone el libro. Vale la pena. Ahora que ya me quité la espinita, procedo a contaros lo bueno.

Son capítulos cortos con mucha acción (al principio son un poco más lentos). Especialmente al pasar el principio no podrás evitar la tentación del «un capítulo más». Añadido a esto, esta dinámica promueve los plot twists, el hacer sin querer queriendo que el lector se cree sus propias teorías sobre qué pasará. Por suerte, la pluma de Silvia consigue -como Agatha Christie- que no te esperes lo que va a pasar a continuación ni el desenlace. Algunos detalles puedes acertarlos, pero te aseguro que no todo. Es difícil de prever, ya que la trama va escalando de repente sin dar tregua. Recuerdo que sobre el 75% de la lectura pensé: «si ya está la situación tan chunga, ¿cómo será el final? ._.».

Sinopsis

Bienvenido a La Casa, donde puedes hacer tus sueños realidad. En un futuro lejano, pero no tanto, la vida como la conocemos dejó de existir. Lo más problemático de todo lo que desapareció fue la capacidad de dormir. Armengol creó un aparato que soluciona este problema. Debido a que el dinero perdió su valor y lo que todos deseaban eran horas de sueño, estas pasaron a ser la moneda que se usa para todo, llamadas para abreviar TR (Tiempo Rem).

Las vidas de Kawachi e Ivo, personas que viven en lados opuestos del mundo, llegan a un punto en que todos sus sueños y objetivos se ven estancados sin un futuro. Hasta que por azares de la vida, todo cambia…

Mi opinión

Escritores como Silvia P. Martín siempre son un acierto. Se nota que les gusta lo que escriben y logran en cada palabra transmitirte su pasión. No se andan con chiquitas y cuando menos te lo esperas, te harán sufrir… Pero esto es lo que buscamos los lectores de suspense/thriller, ¿verdad?

No busques unos personajes políticamente correctos, no busques una historia Disney, no busques que te pongan toda la información en bandeja. Lo que sí puedes esperar es una historia que te atrape y te deje con ganas de leer más. ¿Para cuándo una secuela, dices? 👀

Como habrá quedado claro, por supuesto que recomiendo que lo leáis. ¿Qué hacéis aquí leyéndome a mí cuando deberíais estar leyendo las aventuras de La Casa? Venga. Os ayudo. Os dejo los enlaces del libro y de la autora. Yo sí os lo dejo en bandeja. 😉

¡Valora a La Bichateca!
[Total: 2 Average: 5]

Deja un comentario