Foto de Benjamin Nwaneampeh en Unsplash

Los que me conocéis, sabéis que me encanta el pixel art. Si lo juntamos con un videojuego de simulación con historia, eso ya es la guinda del pastel. Ya en su día jugué a la primera entrega de Not Tonight y en cuanto vi que había segunda parte, me eché de cabeza a probarlo.

Eduardo ha sido detenido por los Mártires, una facción de extrema derecha que pretende moldear a América a su gusto. Sus amigos se embarcan en un largo viaje en el que deberán trabajar duro para poder llegar hasta el GULAG en Miami, lugar donde retienen a Eduardo. Lo encerraron por su apariencia latina, pero Kevin, Malik y Mari pueden demostrar su origen norteamericano presentando su documento de identidad y su árbol genealógico.

Sabéis que no me gusta hablar de política ni tocar nada relacionado de ninguna forma. No obstante, Not tonight (ambas partes) me gustan. Son la excepción que confirma la regla. No hablan solo de política, aunque sea lo que mueve toda la trama. También se habla de recuperar nuestro origen, de buscar nuestro lugar en la vida, de ayudar al prójimo, de no prejuzgar a una persona por su aspecto o por los hechos acontecidos en su pasado sin antes conocerla.

Algo que he notado es que a nivel normal, tal como lo jugué, es más fácil lograr los 3 pagos extra que en la entrega anterior. El trabajo es el mismo. Seguir una serie de normas para saber a quién dejar entrar y a quien prohibirle la entrada al local para el que trabajas de portero. En esta mecánica añaden un minijuego que varía en función del local en el que estamos. Son del tipo: dar uno d tres tipos de nachos en función de la categoría del carnet del cliente, jugar a la carta más alta o disparar a gente que intenta entrar o salir sin pasar por la cola. Sí, así de heavy, pero con pixeles que suavizan la situación. Es más sencillo de lo que suena, eso sí. Supongo que quitarán dificultad, al menos al modo normal, para no saturar sumando los minijuegos, pudiendo así, centrarte más en la historia que en lo que estás haciendo.

Entre medias de los trabajos hay diálogos. En lugar de quedarnos en un piso franco, nos vamos desplazando a lo largo y ancho de Estados Unidos. En algunos momentos nos dan tiempo para elegir qué responder a nuestro interlocutor. Mucho ojo a esto, porque puede cambiar el resultado final de nuestra partida, ya sea cambiándonos la dificultad de la fase final o, incluso, directamente cambiando el final que vamos a obtener. En esto también entra los objetivos a cumplir de cada zona. Además de evitar que muramos por falta de dinero, fatiga o por depresión, también tenemos una tienda a través del smartphone donde comprar objetos, tanto estéticos como para lograr el final bueno. También afecta lo que usamos y lo que no. En vuestra conciencia sobrecae el resultado a obtener a partir de vuestras elecciones. Yo consegui salvar a todo el mundo (de los buenos), por suerte.

Un detalle que me gusta es que aparecen Dave y Shanon. Ambos son personajes secundarios. Con ellos también tomaremos decisiones importantes, de nuevo. Inluso salen en los créditos, que también son jugables. Ahora, la pregunta es: ¿debéis ayudarles o ponerles la zancadilla? ¿Qué beneficios o desgracias os traerán? Como me gusta haceros sufrir… <( ̄︶ ̄)>

Personalmente, el juego me ha encantado. Al momento de escribir esto, el videojuego es exclusivo de Steam. No sé si para cuando me leáis estará en otras plataformas. Ojalá llegue a GOG. Espero que saquen más juegos del estilo como me parece que insinúan en los créditos. 😉

¡Valora a La Bichateca!
[Total: 0 Average: 0]

labichateca

Redactora en reliveandplay.com y bichateca.es // Soy fan de la fantasía y la ciencia ficción. También me pierde una buena historia con suspense y/o vísceras. Veterana de las aventuras gráficas y las plataformas, pero una cagá para los juegos de terror.

Puede que también te guste...

Deja un comentario